euskalkultura.eus

diáspora y cultura vasca

Blogs > Ecos de 2 guerras, 1936-45

Agustín Sauto Arana “Bata” y el partido entre ANV y PNV “Pro Avión Euzkadi” en el Bilbao de 1937

19/04/2022

Mítica delantera del Athletic, "Bata" es el tercero por la izquierda. A él y al partido "Pro Avión Euzkadi" está dedicado este artículo
Mítica delantera del Athletic, "Bata" es el tercero por la izquierda. A él y al partido "Pro Avión Euzkadi" está dedicado este artículo

EL CINE NORTEAMERICANO nos ha acostumbrado a la épica del deporte, en muchas ocasiones de la mano del boxeo, que lo mismo nos sirve para documentar el viaje a los infiernos sin indulgencia alguna del Jake Lamotta interpretado por Robert de Niro en “Toro Salvaje” (Martin Scorsese, 1980) como el terrible precio que paga por redimirse el personaje de Hilary Swank en “Million Dollar Baby” (Clint Eastwood, 2004). Las historias de superación personal son enormemente atractivas para el gran público. Robert Redford nos ofreció una doble perspectiva: como actor en “El mejor” (Barry Levinson, 1984) y 16 años más tarde como director en “La leyenda de Bagger Vance”.

Pero para hablar de leyendas en los Estados Unidos hay que ir siempre al béisbol, que se asocia a la cultura y a la esencia de aquel país, alcanzando aquí la épica carácter de patrimonio nacional, como cuando las mujeres sostuvieron la liga mientras los hombres iban a la Segunda Guerra Mundial, y que fue llevado al cine con el título de “Ellas dan el golpe” (Penny Marschall, 1992). Lo personal da paso a lo colectivo, que es como se construye una comunidad.

Agustín Sauto Arana “Bata”, uno de los jugadores más legendarios de la historia del Athletic Club (https://es.wikipedia.org/wiki/Bata_(futbolista).

Muchas de las historias deportivas de la vieja Europa, y por ende las nuestras, van asociadas al fútbol, que ha sido el estímulo de generaciones de vascos. Son historias que si bien no tienen como transmisor un medio de comunicación que tenga el influjo del cine que se produce en la gran fábrica de Hollywood no por ello han dejado de ilusionarnos hasta el punto de que no ha habido niño en este país que no citase de carrerilla las alineaciones del equipo de sus sueños y desvelos.

Sin embargo, para construir un relato histórico que vaya más allá de las típicas crónicas de un partido en cuanto a incidencias, espectadores y goles hace falta servirse de las fuentes orales y así conocer la intrahistoria, que suele ser lo que más nos interesa si queremos favorecer la resiliencia con la que se construye la memoria. En este caso el testimonio de Agustín Sauto Arana “Bata”, el mítico delantero del Athletic Club.

Pero empecemos por el principio.

La mítica delantera del Athletic formada por Lafuente, Iraragorri, “Bata”, “Chirri” (Marcelino Agirrezabala) y Gorostiza que generaciones de aficionados podían recitar de memoria. Cuando comenzó la Guerra Civil, Lafuente (por una grave lesión) y “Chirri” habían dejado el fútbol, aunque este último jugará posteriormente en la selección de Euzkadi. Iraragorri, “Bata” y Gorostiza participaron en el partido “Pro Avión Euzkadi” (https://as.com/futbol/2015/01/13/album/1421146346_965181.html).

LOS PARTIDOS entre las selecciones de Acción Nacionalista Vasca (ANV) y del Partido Nacionalista Vasco (PNV) solo se entienden en un contexto como el de la Guerra Civil y tuvieron lugar en dos ocasiones en el campo viejo de San Mamés, separados por poco más de un mes a comienzos de 1937: el primero el 7 de febrero y el segundo el 22 de marzo y hubo incluso un tercero (Pro Konsomol), pero ya no representaba oficialmente a estas dos organizaciones políticas y los jugadores estuvieron mezclados.

El aislado norte gubernamental, correspondiente a las provincias de Bizkaia, Santander (actual Cantabria) y Asturias, carecían de aviones suficientes para hacer frente a la creciente presencia de los bombarderos rebeldes, que ya habían provocado, a pesar de la presencia de la escuadrilla de cazas Polikarpov I-15 “Chato” en el aeródromo de Lamiako, un estado de terror entre la población civil de Bilbao que derivaría en los graves incidentes del 4 de enero de 1937, que terminaron con el asalto de una turba incontrolada a las cárceles que jalonaban la cuesta de Zabalbide —Larrínaga, El Carmelo, La Casa Galera y Los Ángeles Custodios—, donde se hacinaba la población derechista de Bizkaia, con el resultado de 225 personas asesinadas (1).


"Bata” ostenta el mejor promedio de goles por encuentro de toda la historia del Club, recuerda el Athletic en su web (https://www.athletic-club.eus/noticias/2020/03/17/bata-el-hombre-del-gol-por-partido).

Aquellos hechos, que sorprendieron al Gobierno del Lehendakari José Antonio Aguirre, provocaron una grave crisis que a punto estuvo de colapsar todos los esfuerzos que se hacían para humanizar la guerra —empezando por la suspensión unilateral de la parte rebelde de las negociaciones para el canje de prisioneros-— y que pronto se trasladaría a la opinión pública, a pesar de haberse decretado una estricta censura informativa.

Urgía por tanto tomar medidas para elevar la moral de la gente. Y es en este contexto cuando se organizó el festival “Pro Avión Euzkadi”, que contó con la entusiasta colaboración de la Federación Vizcaína de Fútbol, entidad que, como señala Carlos Aiestaran, se había volcado desde el comienzo de la guerra en la organización de estos partidos benéficos, pues las competiciones oficiales habían sido suspendidas, si bien en este caso la iniciativa correspondió a la Dirección de Seguridad del Gobierno Vasco.

Un avión fruto de la suscripción popular

La idea era reforzar a la aviación propia con la compra de un aparato que, fruto de la suscripción popular, llevase el nombre de Euzkadi, de fuertes resonancias políticas, elevando el festival, a través del fútbol, al terreno de la épica, contando para ello con la decidida colaboración de una prensa volcada en el esfuerzo de guerra (2).

Obviamente, adquirir un solitario avión en un mercado internacional lleno de contrabandistas y vendedores de fortuna que aspiraban a vender a la España republicana cualquier cosa que volase, de poco serviría en un momento en el que lo que se necesitaban eran cazas, ya que solo la Unión Soviética (URSS) podría suministrarlos en cantidad y calidad suficientes para garantizar la protección de los cielos norteños, pero aquí lo importante era el simbolismo de la propuesta en clave de propaganda y el homenaje a las alas republicanas.

Y para catapultar aquello no había nada en Bizkaia que superase al fútbol, aunque la campaña tuvo más actos deportivos, como una velada de boxeo, y otros culturales (3). Además, para recaudar dinero se creó una comisión que se dirigió a todas las organizaciones políticas y sindicales, batallones del Ejército Vasco, sectores público y privado, ayuntamientos, prensa, etc. Si el avión Euzkadi no llegó nunca, como sostienen algunos, la verdad es que si lo hicieron otros comprados por los vascos, como los Gordou-Leseurre, pero esa es otra historia.


San Mamés, 7 de febrero de 1937. El Lehendakari José Antonio Aguirre, exjugador del Athletic, acompañado, entre otros, por Fermín Mendizábal, presidente de ANV, el consejero Juan de los Toyos y el secretario de defensa Joseba Rezola, accede a un campo abarrotado para el partido entre las selecciones de ANV y PNV (Fondo Sancho de Beurko, Archivo Histórico de Euskadi).

EL DOMINGO 7 de febrero de 1937 registró el ambiente de las grandes ocasiones y desde la mañana recorrían Bilbao distintas bandas de música “rodeadas de postulantes con bolsas que iban recaudando dinero con el fin de la campaña” (4).

La prensa local recogió el llenazo de San Mamés  —una entrada que, según destacó Euzkadi Roja, casi superó a la mayor de la Catedral hasta entonces, la del España-Italia (5), aunque hay fuentes que afirman que sí lo hizo, pues se llegaron a vender 22.000 billetes y la gente se acomodó como pudo en el césped y en los laterales del campo— y refieren la asistencia del Lehendakari junto a varios de sus consejeros, el delegado plenipotenciario de la URSS en el Norte Josif Tumanov, el alcalde de Bilbao Ernesto Ercoreca y varios aviadores, que no cita, entre los que sin duda estaría Felipe Del Río, llamado a ser el As de la Aviación de Euzkadi.

La alineación

Jugaron por el PNV (Euzko Gudarostia, camiseta blanca) Ispizua, Pablito, Areso, Cilaurren, Soladrero, Zubieta, Ruiz, Unamuno, Gurruchaga, Mandaluniz y Gorostiza y por ANV (Euzko Ekintza, camiseta roja) Eguía, Euzkalduna, Ahedo, Julián Ramón, Kuki Bienzobas, Marculeta, Rejón, Iraragorri, Lángara, “Bata” y Oyaneder. Eduardo Iturralde arbitró aquel partido plagado de futbolistas irrepetibles.

El periódico Euzkadi destacó que el primer tiempo fue magnífico, como correspondía a “dos grandes selecciones”, aunque los de ANV tenían “una delantera más efectiva” formada por Iraragorri, Lángara y “Bata”, que mantuvieron su superioridad en el segundo tiempo. Si bien hubo alternancias, el partido finalizó con un 7-5 a favor de los aeneuvistas y se cerró con una alocución del Lehendakari a todos los presentes felicitando a los jugadores e incidiendo en el simbolismo de celebrar un evento deportivo en plena guerra y en el civismo de los vascos, finalizando con sendos vivas a Euzkadi y a la República (6). La recaudación superó los 8.000 duros. Como han señalado algunos autores, aquello fue el germen de la selección vasca de fútbol.

"¡Vaya palo le dimos al PNV!"

Agustín Sauto Arana “Bata” (Barakaldo 1908-Trapagaran 1986) fue entrevistado por Tierra Vasca, el órgano de comunicación de ANV, para su primer número publicado a la vuelta del exilio en 1980, con editorial de Pello Irujo (7). La portada (“Bata recuerda ¡Vaya palo le dimos al PNV!”) no dejaba lugar a dudas y prometía una jugosa entrevista en el interior a un jugador de leyenda que tuvo un gran protagonismo en aquel encuentro en que el Athletic ganó por 12 goles a 1 al Barcelona —que constituye hoy en día la mayor goleada de la Liga—, de los que nada menos que 7 fueron suyos. También había sido internacional en el famoso partido con Italia de 1931.

En la entrevista hablaba de sus inicios en el equipo fabril y de su salto al Athletic bajo la dirección de Mr. Pentland, refiriendo anécdotas interesantísimas no solo sobre él mismo, sino también sobre sus compañeros, ya que formó parte de aquel quinteto que todos los aficionados podían recitar de memoria: Lafuente, Iraragorri, “Bata”, “Chirri” y Gorostiza. Su apodo, según dijo al ser entrevistado para Don Balón, le venía de niño, ya que salía de la escuela en bata para jugar al fútbol (8).

Hombre de gran presencia física —como señaló El País, “los rivales decían que tenía los tobillos como el acero de Altos Hornos”—, su extraordinaria trayectoria futbolística y carisma, pues era una persona muy sencilla y accesible, le habían hecho muy popular en Trapagaran, donde había establecido su residencia en la posguerra junto a su mujer María Luisa, que era maestra. Allí tuvo mucha amistad con Juan Ugartetxe y Valentín Egaña, que eran, además de cuñados, dos conocidos militantes de ANV de la localidad minera (9).


Vista del palco de autoridades en el campo de San Mamés en el partido “Pro Avión Euzkadi”. Al lado del Lehendakari, Joseba Rezola, una de las personas de su máxima confianza. También puede verse, en lugar preferente entre los distintos consejeros del Gobierno Vasco, al delegado de la URSS en el Norte, Tumanov (foto Sabino Arana Fundazioa).

“BATA” LLEGÓ AL ATHLETIC Club en 1929 con una ficha de 5.000 pesetas, jugando normalmente como delantero centro, aunque también lo hizo como interior. De profesión calderero, alternó el fútbol con su trabajo en Altos Hornos, lo que era posible debido a que solo entrenaban un día a la semana, los jueves. Fue máximo goleador de la Liga en la temporada 1930-31 —en la que llegó a marcar 27 goles en 18 partidos— y el segundo en la historia del Athletic, con 208 goles en 208 partidos (el mejor promedio por partido de toda la historia del club), solo superado por Telmo Zarraonaindia “Zarra”.

Futbolista incombustible, jugó todos los partidos del equipo tres años seguidos.

Con el Athletic ganó cuatro ligas y cuatro copas y era todo un ídolo de la afición cuando estalló la Guerra Civil, incorporándose a la Ertzaña “con Paco Bueno, el boxeador. “Bata” estaba afiliado a ANV al igual que su madre, Sabina, que era viuda, y hermanas, “prácticamente desde su fundación”, y es que esta organización política tuvo en Barakaldo su epicentro, con líderes como Luis Ruiz de Aguirre “Sancho de Beurko”, aunque en 1936, debido a su adscripción al Frente Popular, vivía una escisión entre aquellos que proponían una organización propia y diferenciada y los que propugnaban un entendimiento con el nacionalismo mayoritario que representaba el PNV. En la entrevista también recordó a su compañero del Athletic Ángel Careaga, fallecido en combate durante la batalla de Villarreal con el 1º Batallón de ANV.


El Airspeed Envoy de la línea Air Pyrenées pilotado por Leopold Galy derribado sobre Sopelana por los aviones rebeldes el 26 de mayo de 1937. Con ello se esfumaron las opciones de “Bata” de incorporarse a la Selección de Euzkadi (Sabino Arana Fundazioa).

Un partido en tiempos de guerra

Para entender lo que fue aquel partido de San Mamés jugado en medio de una guerra, con la gente deseosa de vivir una gran tarde de fútbol para olvidar sus penurias, es necesario señalar lo que sucedía en Bizkaia cada vez que regresaba el Athletic de ganar un campeonato de liga o una copa, como recordaba “Bata”:

Entonces acudía toda Vizcaya a Bilbao. Las calles y carreteras por las que pasábamos se abarrotaban de gente cuando veníamos en autobús descubierto. Nos deteníamos a comer en Haro y llegábamos a Bilbao un poco “tocados”. Recuerdo que tras la final de 1932 en la que por cierto vencimos al Barcelona por 1-0, en gol que marqué de cabeza, nos tuvimos que esconder el Chato (Iraragorri) y yo, porque la gente no paraba de abrazarnos y estrujarnos.

Y cuando se le preguntó de donde surgió la idea de disputar aquel encuentro entre ANV y PNV:

El Chato (Iraragorri) estaba en el Cuerpo de Sanidad de ANV y retó, por medio de nuestro periódico, TIERRA VASCA, a los gudaris del PNV encuadrados en el Euzko Gudarostia (10). Mandaluniz aceptó el reto y el partido se jugó en febrero del 37 y la recaudación era Pro-avión Euzkadi. Hubo un llenazo impresionante. Entonces la general costaba dos pesetas y la tribuna un duro. Hasta pusieron trenes especiales y todo. Lángara, que para mí ha sido el mejor delantero centro que yo he visto, estuvo preso en uno de los barcos prisión, en el Altuna Mendi me parece (11), porque cuando estuvo en Oviedo haciendo la mili, le sacaron alguna foto con algún militar; por este motivo Belarmino Tomás, que era dirigente republicano asturiano, hizo que lo metieran en el barco. Creo que fueron Chirri y el Chato los que le sacaron, ya que fueron a hablar con José Antonio Aguirre. Así pudo jugar Lángara ese partido con nosotros.


“Bata” en su madurez disfrutando de una celebración con su amigo Valentín Egaña Larrañaga. Egaña era cuñado de Juan Ugartetxe, ambos militantes de ANV de la localidad de Trapagaran (Mertxe Ugartetxe).

El baracaldés recordaba más cosas de aquel partido:

Estuvieron presentes Aguirre, Monzón y varios más. Al final del partido José Antonio Aguirre pronunció un pequeño discurso. Ganamos sin apuros, a pesar de que nos empataron a tres. Creo que fue un bonito partido. Isidro Lángara metió tres goles. Nosotros jugábamos con camiseta roja, pantalón blanco y medias verdes; con el escudo de ANV en el pecho. Los del PNV jugaban con camisetas blancas.

Otra de las cuestiones que se le planteó fue por qué se quedó fuera de la selección de Euzkadi cuando salió de gira al extranjero:

El avión que nos tenía que trasladar a Francia fue derribado, en Plencia me parece, y no pudimos salir algunos jugadores y los boxeadores, que también iban a venir. También se tuvo que quedar Manolo Travieso (Manuel López, apodado “Travieso”), que lo había organizado todo. Recuerdo que tenía hecha la ropa donde el sastre... la camiseta, el pantalón, en fin, todo [...] Después sálvese quien pueda. Estaba embarcado en un barco inglés en Santoña y llegaron los italianos y nos mandaron bajar. Después... sería largo de contar. Me cerraron el bar... Me detuvieron en otra ocasión por gritar Gora Euskadi Askatuta. No sé ni cómo salvé el pellejo […] (tras la guerra) seguí en el Barakaldo, primero como jugador y después como entrenador. También estuve entrenando en el Sestao.


“Bata” en 1980 fotografiado para Tierra Vasca. Tocado siempre con su txapela, era una persona muy querida en Trapagaran, donde crio a sus hijos. Nunca perdió su popularidad, siendo entrevistado en aquel tiempo por diferentes medios deportivos (foto Tierra Vasca).

PERO LA INTRAHISTORIA de este partido celebrado a las 15:30 tenía más anécdotas que las que recordaba “Bata”, como nos señala el propio artículo de Tierra Vasca: las entradas se pudieron adquirir tanto en las taquillas de San Mamés como en Sabin-etxea, Juventud Vasca, Euzko-etxea, bar Pacho y bar Gran Vía. El Comité de Ferrocarriles Vascongados dispuso un tren especial con salida de Durango a las 13:30 y salida de vuelta a las 21:30. El palco presidencial fue colocado en el centro de la tribuna y fue adornado con los escudos de los siete territorios vascos o Zazpiak Bat.

Las bandas del Primer Batallón de ANV y la Nacional Vasca amenizaron el acto para regocijo de los asistentes, que disfrutaron de un ambiente único de gran fervor patriótico, como se pretendía. Se encargaron de la instalación de los altavoces gudaris de las secciones de transmisiones de ambas organizaciones políticas. Por hacer fuerte viento, se prescindió de lanzar un balón sobre el campo desde un avión. Los autores de los goles fueron Lángara (3), Gorostiza (3), Iraragorri (2), Mandalúniz, Gurruchaga, Rejón y Areso (p.p.).

“Bata” se jubiló tras más de 30 años trabajando en Altos Hornos. El matrimonio tuvo cuatro hijos, tres chicas y un chico. Una de ellas, Nortxu, fue internacional en balonmano y después trabajó como maestra de EGB, siguiendo los pasos de su madre, Mari, que ejerció en La Arboleda. La historia de este partido mítico que fue el germen de la Selección de Euzkadi quedó en el recuerdo del delantero baracaldés como si no hubiera habido revancha, que la hubo y se resolvió con un 3 a 0 a favor de los del PNV, pero ya saben aquello de que los soldados siempre cuentan solo las victorias. A los grandes como él se les perdona todo.


NOTAS

(1) Véase Guillermo Tabernilla y Julen Lezamiz (2007). Cecilia G. de Guilarte. Reporter de la CNT. Bilbao: Ediciones Beta. P. 109.

(2)  La prensa que se editaba en Bilbao estaba sometida a una estricta censura, llegándose a favorecer unos medios en detrimento de otros según la coyuntura política, como sucedió con el cierre del periódico CNT Norte (Ibídem, pp. 34-48).

(3)  “Pro Avión Euzkadi”. Auñamendi Eusko Entziklopedia.

(4)  Enrique Terrachet. (1976). El Euzkadi, 1937-1939. Historia del Athletic, apéndice 2. Bilbao: La Gran Enciclopedia Vasca. P. 21.

(5)  Hemeroteca de la Diputación Foral de Bizkaia.

(6)  Ibídem.

(7)  Este número ha llegado hasta nosotros gracias a la amabilidad de Joseba Iribar.

(8)  Fue entrevistado por Vicente Sobrino para la sección “Los Pichichi”. En esa época también fue entrevistado por As.

(9) Testimonio de Mertxe Ugartetxe.

(10)  Hay que señalar que, a pesar de lo que se cree comúnmente, Euzko Gudarostia hace referencia a la sección de milicias del PNV y no debe confundirse con el Ejército Vasco o Ejército de Euzkadi.

(11)  Al parecer Isidro Lángara había sido acusado de participar en la represión de los mineros asturianos en 1934, época en la que estuvo en el ejército haciendo el servicio militar, pero era inequívocamente republicano. Esta versión de “Bata” es diferente a otras, como la que fue publicada en La Razón (Trujillo, I. “Isidro Lángara, el futbolista vasco que enfureció a Franco, Hitler y Mussolini”. 11 de noviembre de 2021. La Razón. También estuvo preso en el Altuna Mendi otro futbolista del Athletic, Alfonso González de Careaga, de ideología monárquica, asesinado durante el asalto al barco prisión del 25 de septiembre de 1936.

Colabora en 'Ecos de dos guerras, 1936-1945'
Si quieres colaborar con “Ecos de dos guerras” envíanos un artículo original sobre cualquier aspecto de la SGM o la Guerra Civil y la participación vasca o navarra al siguiente email: sanchobeurko@gmail.com
Los artículos seleccionados para su publicación recibirán una copia firmada de Combatientes Vascos en la Segunda Guerra Mundial.


siguiente »
Sancho de Beurko Elkartea

Sancho de Beurko Elkartea

El blog Ecos de dos guerras, 1936-1945 tiene por objetivo divulgar la participación de vascos y navarros en dos de las contiendas bélicas que definieron el devenir de buena parte del Siglo XX. La Asociación Sancho de Beurko pretende rescatar del anonimato a los miles de personas que constituyen la columna vertebral de la memoria histórica de las comunidades de vascos y navarros, en ambos lados de los Pirineos, y de sus diásporas de emigrantes y descendientes, con principal énfasis en la de EEUU durante el periodo de 1936 a 1945.

Autores

Guillermo Tabernilla es investigador y fundador de la Asociación Sancho de Beurko, una organización sin ánimo de lucro que estudia la historia de vascos y navarros en la Guerra Civil Española y en la Segunda Guerra Mundial. En la actualidad es su secretario y community manager, así como editor de la revista digital Saibigain. Entre 2008 y 2016 dirigió el catálogo del “Cinturón de Hierro” para la Dirección de Patrimonio del Gobierno Vasco y es, junto con Pedro J. Oiarzabal, investigador principal de Fighting Basques, un proyecto de memoria sobre los vascos y navarros en la Segunda Guerra Mundial en colaboración con NABO, la federación de Organizaciones Vascas de Norte América.

Pedro J. Oiarzabal es Doctor en Ciencias Políticas-Estudios Vascos por la Universidad de Nevada, Reno (EEUU). Desde hace dos décadas su trabajo se ha centrado en investigación y consultoría sobre políticas públicas (ciudadanía en el exterior y retorno), diásporas y nuevas tecnologías, y memoria social e histórica (historia oral, migración y exilio), con especial énfasis en el caso vasco. Es autor de más de una veintena de publicaciones. Blogs “Basque Identity 2.0” de EITB y “Diaspora Bizia” de EuskalKultura. En Twitter @Oiarzabal.

Josu M. Aguirregabiria es investigador y fundador de la Asociación Sancho de Beurko. En la actualidad es su presidente. Especialista en la Guerra Civil en Álava, es autor de varias publicaciones relacionadas con esta temática entre las que destaca “La batalla de Villarreal de Álava” (2015) y “Seis días de guerra en el frente de Álava. Comienza la ofensiva de Mola” (2018).

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

© 2014 - 2019 Basque Heritage Elkartea

Bera Bera 73
20009 Donostia / San Sebastián
Tel: (+34) 943 316170
Email: info@euskalkultura.eus

jaurlaritza gipuzkoa bizkaia