euskalkultura.eus

diáspora y cultura vasca

En otros medios

Corazón vasco, taller parisino: el fenómeno de la marca de camisetas en euskera que arrasa en Instagram (en El País)

26/05/2020

A través de la red social, con una cuidada estética vintage y elementos comunes como la boina o las rayas: así han conseguido dos bilbaínas que el euskera sea la nueva poesía hipster.

Enlace: El País

AOdriozolapress. Se suele decir que para ser parisino no hace falta haber nacido en París, sino renacer allí. De hecho, es lo que le ocurrió al autor de la célebre frase, el dramaturgo Sacha Guitry, que llegó al mundo en San Petersburgo pero que vivió y floreció junto al Sena. Algo parecido les está sucediendo a Aran (Máster en Moda, Comunicación y Marketing Digital) y Nora (historiadora del arte), dos bilbaínas veinteañeras que han encontrado en la capital francesa un taller y un altavoz desde donde enseñar al mundo sus dos pasiones: la moda y el euskera.

Son las creadoras de Bihotz Paris, una marca de camisetas de algodón orgánico que borda palabras vascas llenas de poesía en un taller parisino y que en Instagram ha creado una comunidad de casi 20 mil seguidores de todos los rincones del planeta. ¿Cómo es posible que una marca que estampa palabras en euskera tenga clientes en lugares tan lejanos como EE.UU., México o Irlanda? ¿Cómo están identificando este idioma, al que el tópico le atribuye los sonidos más ásperos, con una lengua dulce y repleta de encanto?

“Nos inspiramos en un hilo de twitter del poeta y filólogo vasco Hasier Etxepare (que se hizo viral a finales de 2017), en el que explicaba el significado de algunas palabras en euskera con la traducción en español: “En euskera no decimos querido, decimos laztana, que más o menos se traduce como caricia… and I think it’s beautiful”, nos cuentan desde la capital francesa. Contactaron con filólogos y escritores vascos, y así decidieron fundar Bihotz Paris (bautizada así porque “en euskera no decimos corazón, decimos bihotz, que viene de “bi” -dos- y “hots” -sonidos- refiriéndose a los latidos”) una marca que funciona como una fusión entre los universos estéticos parisino y vasco, que tienen en común símbolos como la boina o las rayas horizontales.

La idea cristalizó en 2019 con una primera colección de camisetas blancas (por con palabras estampadas como musutruk: “En euskera no decimos gratis, decimos musutruk, que más o menos se traduce como a cambio de un beso”. Otra de las más vendidas reza sorgin: en vasco no se dice bruja, sino creadora. Para dar a conocer su lengua materna decidieron que el idioma para comunicarse en las redes sociales y en sus estampados sería el inglés: así es como han dado el salto internacional.

Esta primavera han lanzado una colección con rayas marineras azules marino y blancas, con la palabra itsasargi (el término para faro es “luz de mar”, algo que les parece maravilloso, nos cuentan) bordada en hilo rojo, inspiradas en el cine francés de los años 1960 y en personajes como Jeanne Moreau en “Jules et Jim” o Brigitte Bardot en «La mariée est trop belle». También venden un par de sudaderas azul marino y para el verano han creado una selección de 12 camisetas básicas (gran parte de ellas unisex) con una palabra en vasco y su significado en inglés, en una tipografía de aires vintage que encaja muy bien con la estética de otras marcas francesas nacidas para Instagram, como la célebre Rouje (creada por Jeanne Damas, conocida como “la parisina que mejor viste”) o la propia Balzac Paris (firma que declaran como su referente y que se define como «cuando la literatura conoció la moda responsable»). Venden online, envían a todo el mundo y han presentado sus colecciones en lugares como el showroom de la tienda de decoración de interiores Made.com o en la Casa Vasca de París.

Algodón orgánico, estampado en Burdeos y bordado parisino

Más allá de la estética, estas dos emprendedoras saben que al corazón de las generaciones que se dirigen (las famosas millennial y Z) se llega por Instagram, pero para conquistar su bolsillo es necesario algo más: ser sostenible. “Para que la marca encajase con nuestros valores, su ADN tenía que ser eco-responsable. Por eso tuvimos en cuenta desde el principio que nuestros proveedores tenían que ser sostenibles”, nos cuentan. Estos agentes están en Francia, España e India y todos, aseguran, cuentan con la garantía de las etiquetas GOTS (Global Organic Textile Standard), Fair Trade y Fair Wear Foundation condiciones dignas a sus trabajadores y respeto del medio ambiente. “Usamos algodón orgánico certificado GOTS, el sello más restrictivo. Nuestro algodón ha sido cultivado en campos de tierra fértil sin pesticidas, herbicidas y fertilizantes químicos sintéticos, y es hilado y producido sin químicos tóxicos. Al estar libre de residuos tóxicos, la prenda es más suave y transpirable. Es hipoalergénica, apta para la piel sensible. Asimismo, la tela de algodón orgánico es más resistente y duradera. Los bordados son realizados en un taller de París y los estampados, en Burdeos”, explican.

Viendo sus fotos cabe pensar que, en cierto sentido, Bilbao y París no quedan tan lejos: no en vano, a sus creadoras les gusta identificarse con elementos comunes como la boina: “Hemos querido jugar con esa fusión poco común. Nos gusta mucho incluir la béret en las fotos, ya que aquí en París la llaman la béret Basque, y en otros lugares french beret”. En el imaginario que construye su identidad visual también hay cestas de mimbre, vaqueros azules y ramos de flores frescas.

“Nos hace muchísima ilusión recibir mensajes desde Estados Unidos, México, Irlanda… personas que no tienen necesariamente ningún vínculo con el País Vasco pero que les pica la curiosidad y sienten una fascinación por nuestro idioma y cultura. El euskera fue nuestra infancia, con él aprendimos a leer y escribir, y expresar nuestro amor hacia nuestros seres queridos. Por eso, nos entristece ver que es percibido como un idioma brusco, cuando es un idioma muy dulce y misterioso, y sus palabras tienen mucho encanto. Nosotras hemos querido destacar la parte más romántica y poética de nuestro idioma materno”, nos cuentan.

De hecho, nos revelan, su palabra favorita es jakinmin, que significa curiosidad y que literalmente se traduce como “dolor o ganas por saber”



« anterior
siguiente »

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Las más leídas

Últimos comentarios

© 2014 - 2019 Basque Heritage Elkartea

Bera Bera 73
20009 Donostia / San Sebastián
Tel: (+34) 943 316170
Email: info@euskalkultura.com

jaurlaritza gipuzkoa bizkaia