euskalkultura.eus

diáspora y cultura vasca

Blogs > Diaspora bizia

Desconexión política de la diáspora electoral con Euskadi

23/07/2020

Finalmente, el peor presagio se ha hecho realidad: El voto del electorado de nuestra diáspora inscrito en la Comunidad Autónoma del País Vasco ha llegado a un mínimo histórico en las elecciones al Parlamento Vasco del pasado 12 de julio. Y aunque el voto de la diáspora (a diferencia de otras ocasiones) no ha sido determinante, sí ha ayudado en la disputa por un escaño por Bizkaia entre el Partido Popular y Euskal Herria Bildu.

De tal modo que el Partido Pupular obtenía con el recuento del voto final su sexto escaño.

Paradójicamente, a la vez que la población residente en el extranjero con derecho a voto ha ido aumentando, su voto ha ido disminuyendo. Entre 2009 y 2020, el número de electores vascos [nos referimos en este artículo a los de la CAV] en el extranjero ha crecido en casi 32.300 personas.

No cabe duda de que el efecto de la introducción del sistema del llamado “voto rogado” en 2011 --por el que todo residente ausente tiene que comunicar previa y personalmente por escrito su voluntad de votar para poder ejercer ese derecho básico-- ha supuesto un antes y un después en cuanto a la participación electoral de la diáspora vasca, cuestionando el derecho al sufragio universal; no lo olvidemos, uno de los principios básicos más importantes que sustentan cualquier democracia.

Tal y como se indica en la tabla, en el periodo de 11 años que va de 2009 a 2020 se han celebrado cuatro elecciones al Parlamento Vasco y se ha producido un descenso de 13,36 puntos porcentuales en el voto de los residentes en el extranjero.

Y aquí es importante señalar como ya hacíamos con anterioridad al pernicioso “voto rogado”, un 83,12% del electorado vasco en el extranjero no votó en las elecciones de 2009. Esta tendencia a no ejercer el derecho al voto por parte de la diáspora se vio irremediablemente incrementada a partir de 2011.

El distanciamiento entre el electorado vasco y Euskadi se ha expresado en la baja participación en las sucesivas elecciones.

¿A qué es debida está desconexión con Euskadi por parte de la mayoría del electorado vasco de la diáspora?

Voto de la diáspora vasca en las elecciones al Parlamento Vasco, 2009-2020:

 

ELECCIONES AL PARLAMENTO VASCO

DIASPORA

 

Número de electores residentes ausentes

DIASPORA

 

Número de solicitantes de voto (% del voto del censo de residentes ausentes)

DIASPORA

 

Número de votantes (% del voto del censo de residentes ausentes)

2009

43.710

43.710

7.377 (16,88%)

2012*

56.640

6.320 (11,15%)

4.043 (7,14%)

2016

69.159

5.183 (7,5%)

3.257 (4,71%)

2020

75.990

3.569 (4,7%)

2.672 (3,52%)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Cuadro: *En 2011 se introduce el llamado “voto rogado”. Fuentes: Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco e Instituto Nacional de Estadística. (Elaboración propia).
________

Mientras tanto, la población residente en Euskadi con derecho al voto ha ido disminuyendo y la abstención ha ido aumentando.

Entre 2009 y 2020, el censo ha perdido casi 18.000 electores y la abstención se ha incrementado en 12 puntos porcentuales; desde un 35% en 2009 hasta casi un 47% en 2020.

Es decir, en esta situación, el peso del censo electoral de la diáspora ha ido creciendo con relación al censo total.

De un 2,46% en 2009 se ha pasado a un 4,23% en 2020. Sin embargo, debido a este “voto rogado”, principalmente, el valor porcentual del voto de la diáspora es casi imperceptible en el cómputo total. En 2020, solo 3.569 personas han solicitado el voto, lo que se traduce en el 0,19% del total del electorado vasco.

La “abstención” de la diáspora vasca en las pasadas elecciones al parlamento ha alcanzado un muy alarmante 96,5% del censo de residentes ausentes en el extranjero con derecho al voto.

De las casi 76.000 personas que forman parte de ese censo, solo un 4,7% solicitaron el voto, y finalmente fueron 2.672 personas (3,52%) las que lo depositaron.

Se trata de una “abstención” absolutamente condicionada, forzada tanto por el propio sistema de voto en vigor, como por la situación de alarma sanitaria y de confinamiento, provocada por la pandemia de la COVID-19, que ha sumido en un cierto caos a varios países (entre ellos Argentina, Chile o Venezuela) o regiones de estos, con una importante población vasca con derecho a voto.

Si bien antes de obligar a rogar el voto a quienes querían ejercer este derecho también aquellos ciudadanos/as que podían votar podían asimismo legitima y legalmente optar por no hacerlo, en la actualidad ocurre que quienes manifiestan positivamente su deseo de querer ejercitarlo encuentran enormes dificultades para emitirlo, a pesar de ser --insistimos-- un derecho expresamente amparado por la Constitución de España.

Son numerosos los testimonios de vascos residentes en numerosos países (Argentina, Bélgica, Brasil, Estados Unidos, Reino Unido etc.,) que relatan la imposibilidad de votar al no llegarles a tiempo las papeletas del voto. En Venezuela, con 4.026 vascos con derecho al voto, la suspensión del servicio postal desde el 16 de marzo ya suponía de partida un impedimento difícil de subsanar a pesar de la introducción del voto por internet. No hemos logrado conseguir el número exacto de cuántos lo lograron, pero todo apunta a que la cifra fue escandalosamente mínima.

De los 8.139 vascos inscritos en el Consulado de España en Buenos Aires, solo 9 depositaron el voto.

La Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires se encontraban sumidas en una cuarentena.

La histórica baja participación de la diáspora vasca y particularmente el propio “voto rogado” ponen en entredicho la legitimidad democrática del sistema al impedir que un significativo número de ciudadanos puedan elegir a sus representantes políticos. Esta impuesta baja participación condena a la diáspora vasca a la irrelevancia e invisibilización política en términos electorales. Convierte a la ciudadanía vasca extraterritorial en una ciudadanía de segunda al excluirla del sistema que debe garantizar su derecho al sufragio.

Más allá de la reforma del actual sistema electoral o de la supresión definitiva del “voto rogado”, en manos del Parlamento de España, ¿qué medidas han aplicado los poderes públicos vascos para revertir la histórica baja participación electoral de la diáspora, promover su participación política, y posibilitar su voto en el contexto de la pandemia?

Es decir, ¿quién asume la responsabilidad política de este mínimo histórico y de las consecuencias que conlleva este “voto rogado”?



Comentarios

  • Desconexión con Euskadi

    La modificación del voto al hecho de tener que ROGARLO?? no fue mas que el aviso del robo que se venia! Alguien ahora te tiene que AUTORIZAR a votar!! Estan en manos de los politicos de turno, una casta que le gusta manejar al pueblo y a los votos a su antojo!! Quien carajo autorizo el rogar/ROBAR el voto??
    Desde Argentina les podemos, lamentablemente, dar testimonios de como los politicos se perpetuan en el poder y como "arreglan" con los poderes de arriba.

    Fernando Javier Iparraguirre (San Isidro, Argentina), 25/07/2020 02:34

  • Ninguna posibilidad

    Segui todos los pasos para solicitar el voto pero JAMAS llego la posibilidad de ejercerlo. Y no creo que en el caso de Venezuela exista un solo voto.

    Problemas de Correo?
    Problemas por el virus chino?
    O que a las autoridades electorales no les interesa nuestro voto?

    Creo que los partidos políticos serios deben reclamar esta discriminación.

    ESKERRIK ASKO

    Pedro Javier Arriaga Aguirre (Caracas, Venezuela.), 24/07/2020 18:15

  • Tarde

    Nos llegaron las cartas para solicitar el voto por correo "tarde".

    Maije Tatiegui (Reino Unido), 24/07/2020 12:26

  • Una vergüenza

    La solicitud de voto me llegó a tiempo pero aún no he recibido las papeletas de voto, esto es una vergüenza que queramos votar y no podamos hacerlo.

    Asun Bedialauneta (Idaho, EEUU), 24/07/2020 12:25

  • Voto imposible

    Al edificio que yo vivo el formulario de solicitud llego 2 semanas atrasados que hizo imposible hacer el tramite.

    Domingo Javier Garitaonandia (Diáspora vasca), 24/07/2020 12:23

  • Diáspora vasca participante?

    Un análisis preocupante sobre la voluntad de la diáspora en involucrarse de manera proactiva en la política vasca. Los valiosos datos estadísticos de la nota nos permiten -tomando por mi parte el punto de la crisis sanitaria que estamos atravesando globalmente- sopesar el poco interés del gobierno vasco en incorporarla concretamente y de manera decisiva en la dinámica de sus procesos. Una sociedad moderna y de vanguardia como la vasca sin duda podría establecer formas posibles y seguras de ejercer el voto incluso en sociedades que atraviesan cuarentenas poco flexibles. La diáspora pasó de diáspora a ser un conglomerado cultural?. El avance que en términos al menos formales ha resultado hace un tiempo en el reconocimiento del extremadamente reacio Estado francés a una cierta "entidad vasca" y hace pocas semanas un histórico avance abertzale en algunas alcaldías nos interpela por el lado opuesto. Años atrás ya había ocurrido un entusiasmo parecido en Nafarroa. No parece un acto ingenuo: toda diáspora incluso un heterogéneo abanico -e incluso probablemente senil- como la vasca en Argentina con frecuencia suele enfilarse en irredentas reivindicaciones: los conglomerados ostentan el sutil equívoco de enarbolar el acerbo cultural como capital pensando que la política, de manera alguna, puede afectar esa bandera. La nota propone pensarnos.

    Marcelo Urtubey (Argentina), 24/07/2020 12:22

  • Estafados rapeando

    Y sigue pasando y son ya muchas elecciones y nadie hace nada y nos dejan sin poder votar les importamos un carajo y se les llena la boca de grandes palabras que son mentira y postureo y nos arrebatan sin sonrojo lo que es nuestro, lo más elemental, el derecho a poder votar y a ser desde dentro parte de Euskadi, es un robo a plena luz del día, ante nuestras narices, pero no importa, solo son los de la diáspora, ya les meteremos un par de milongas, porque tragan con todo, ya está bien, mucha excusa prefabricada, que si no es competencia del gobierno vasco, para justificar que tampoco esta vez han hecho nada, ni se han interesado, ni en Euskadi ni en Madrid, no se han movido, ni los unos ni los otros, les importamos un carajo, menos que un carajo, solo somos una foto y la visita al Jaialdi, este año ni eso

    Jose A. Oyarbide (Nueva York, EEUU), 24/07/2020 09:05

  • Elecciones Parlamento Vasco

    Totalmente de acuerdo con el Sr. Oiarzabal. Yo creo que los políticos no quieren que votemos. Numca conseguí votar con el maldito voto robado, digo rogado.

    Jose A. A. Ugarte (São Paulo, Brasil), 24/07/2020 08:23

  • Sufragio

    Es lamentable pero muy cierto, seguramente a muchos no les gusta demasiado que los vascos de la diáspora no puedan "opinar votando" ....aunque si hemos podido ayudar económicamente -en su momento- y mucho más manteniendo la historia, lengua, relaciones.

    Ricardo Mario Basterra Ruiz (Santa Rosa, Argentina), 24/07/2020 08:22

  • Ingratitud

    Consecuencia de una desconexión o quizás no darle importancia desde la Euskadi de hoy en dia, a la realidad de los vascos en la Diáspora Vasca, a pesar de la importancia del aporte histórico, económico y de acogida a muchos vascos de Euskadi en su momento, ingratitud en una sola palabra

    Xabier Amezaga (Caracas, Venezuela), 24/07/2020 08:12

siguiente »
Pedro J. Oiarzabal

Pedro J. Oiarzabal

Pedro J. Oiarzabal es Doctor en Ciencias Políticas-Estudios Vascos por la Universidad de Nevada, Reno (EEUU). Desde hace dos décadas su trabajo se ha centrado en la investigación y consultoría sobre políticas públicas (ciudadanía en el exterior y retorno), diásporas y nuevas tecnologías, y memoria social e histórica (historia oral, migración y exilio), con especial énfasis en el caso vasco. En Twitter @Oiarzabal

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

© 2014 - 2019 Basque Heritage Elkartea

Bera Bera 73
20009 Donostia / San Sebastián
Tel: (+34) 943 316170
Email: info@euskalkultura.com

jaurlaritza gipuzkoa bizkaia